sábado, 18 de enero de 2014

La invención del cinematógrafo

Dibujante, pintor y animador, el polaco Tomasz Bagiński (n. 1976) no es, desde luego, un recién llegado en esto de la animación. Abandonó sus estudios de arquitectura para dedicarse a hacer cortometrajes. A los 22 años recibió el elogio de la crítica por su primera película estudiantil, Rain (1998). Sin embargo, fue con su siguiente cortometraje por el que fue internacionalmente reconocido: Katedra (La catedral, 2002). Película que a mí me dejó indiferente, sin embargo. Más interesante me pareció Fallen Art (2004), pero no hasta el punto de continuar siguiéndole la pista. El otro día, sin embargo, volví a ver un cortometraje suyo que sí me ha parecido interesante, El cinematógrafo (Kinematograf, 2009).

Estamos a finales del siglo XIX. Francis, un inventor autodidacta, vive en una gran casa junto a su amante esposa. Particularmente, vive obsesionado con la invención de uno en el que vuelca todos sus desvelos, sus obsesiones perfeccionistas, su amor por el detalle. Su máquina debe ser capaz de grabar la realidad, y ésta es un compendio de formas, colores y sonidos. La invención del cinematógrafo le distrae de todo, le frustran los errores de su máquina y vuelca en ella el sueño de la felicidad. Mientras tanto, la vida transcurre en este pequeño pueblo donde nadie conoce a su genial aunque anónimo ciudadano.

Algo ocurrirá, una desgracia. La máquina funciona, pero el sueño de la felicidad no se ha cumplido. Fuera, en las calles, alguien anuncia el invento de los hermanos Lumière.



En: Cortometrajes

7 comentarios :

  1. Qué frustración consagrarte a consolidar el sueño de tu vida y luego saber que otro se anticipo y recibirá esa gloria que te fue esquiva. Buscaré el corto. Me interesa conocer de este cineasta. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no puedo verlo Enrique, pero estoy con el Ipad. Lo intentaré de nuevo mañana desde el PC. Saludos!!

      Eliminar
    2. Jeje, lo volví a intentar y lo conseguí. Al no poder ver El cinematógrafo, he tratado de buscar los otros cortos que mencionas. Rain se nota que es el primero, pero realmente se le veía futuro. Katedral muy siniestro y este que nos dejas es el más emotivo, aunque el trasfondo lo envuelba con ironía. Saludos!!

      Eliminar
    3. Quien la sigue la consigue, ¿no? Jeje.

      Como ya te dije, los primeros no lograron convencerme más allá de su factura técnica. Pero El cinematógrafo tiene "algo".

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado, Marybel, aunque sabía que el formato 3D no está precisamente entre tus favoritos (ni entre los míos).

      Eliminar