viernes, 19 de julio de 2013

How can nothing be something?

El australiano Christopher Kezelos es un talentoso animador que lleva más de una década escribiendo, produciendo y dirigiendo cortometrajes, a menudo ligado al mundo publicitario. En 2010 realizó un corto en stop-motion, Zero, al que siguió The Maker, un año más tarde. El reconocimiento internacional animó al realizador a trasladarse a Los Angeles, donde trabaja en su primer largometraje. Mientras tanto, su compañía, la Zealous Creative, continúa produciendo diversos proyectos, intentando hacerse hueco entre las grandes productoras estadounidenses. Allure (2013) es su último trabajo.

Su estilo estiba lo macabro y lo tierno, a partes iguales. Y llevan aparejado un mensaje sencillo y una animación sofisticada. En Zero, la atribulada vida de un personaje nacido para no ser nada, un cero a la izquierda, ninguneado y anodino. En The maker, el protagonista es un muñeco de trapo con apariencia de conejo. Un reloj de arena le marca el tiempo para "hacer" su creación. Toda una metáfora de la vida. Por último, en Allure, la singular circunstancia de una carretera que se interpone entre unos simpáticos monstruitos y una luz que resplandece al otro lado.




CATEGORÍAS: Cine, Animación

8 comentarios :