martes, 25 de diciembre de 2012

La maison en petits cubes

No era ésta mi primera intención. Quería, como todo el mundo (o buena parte de él) felicitar la Navidad. A mi manera, claro. Pero un inconveniente técnico lo ha impedido. No sé si se habrá aliado el infortunio con la providencia, pero en cualquier caso, presto oídos a lo ocurrido, y os propongo otra cosa.



No sé si habrá por ahí algún despistado que, como yo, aún no haya visto este maravilloso cortometraje animado de Kunio Katô


También nos tocará, en algún momento, bucear a lo más profundo de la memoria. Algún día.

En: Cortometrajes


9 comentarios :

  1. No había visto este corto, pero es una joya!
    Da lugar a diferentes interpretaciones, desde mi ppunto de vista veo dos tipos de mensaje :

    1) A dónde puede llegar la tierra sino la cuidamos, sin tierra e intentado sobrevivir por encima del nivel del agua, porqué ya nos lo hemos cargado todo!
    y
    2) Cómo unos cimientos fuertes aguantan todo, y un viaje del presente al pasado y que historias tiene cada planta de esa casa!
    Ambas me parecen increíblemente bellas!

    Gracias por compartir!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, ambas interpretaciones tienen mucho sentido. En cierto sentido, la película deja ver esa devastación natural que está sufriendo la tierra. Y a la vez, funciona como metáfora, en la que el agua simboliza el paso del paso del tiempo.

      Eliminar
  2. Buen corto. Me ha recordado a algunas obras de Jean Pierre Jeunet, como La ciudad de los niños perdidos, donde también hay el agua está tiene un papel central.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ahora que lo dices... Buena comparación ;)

      Eliminar
  3. Esta animación es una preciosidad. Es una parábola de lo más realista, el agua como símbolo del tiempo, que todo se lo traga; una fábula del pasado en las aguas de la memoria irrecuperable. ¡Lo que es capaz de hacer por un recuerdo!.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Una preciosidad Enrique me encanta tu blog. Muchos cariños

    ResponderEliminar
  5. Marybel, Ana... Me alegro que os haya gustado, y que hayáis sabido sacarle todo el "líquido" a esta jugosa animación.

    ResponderEliminar
  6. Qué bonito... y muy tierno. Hay que ver con qué claridad algunas personas cuando llegan a la vejez empiezan a recordar con mucha claridad esos recuerdos de juventud... una vida, una lucha y una supervivencia, y todo se guarda en la mente que con el paso del tiempo se va llenando de experiencias...
    Ains, qué bonico es el corto!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Directo al corazón ;)

      Y en tantos sentidos, premonitorio...

      Eliminar