viernes, 30 de agosto de 2013

El sueño de Henri Rousseau

"Cuando me introduzco en los invernaderos y veo las extrañas plantas 
de tierras exóticas, tengo la extraña sensación de entrar en un sueño"

A H. Rousseau (1844-1910) no le hizo falta viajar a exóticos países para pintar junglas. Hasta en veinticinco ocasiones soñó con ellas en sus lienzos. Ni una sola vez salió de Francia.

La rêve (El sueño, 1910) es, en cierto modo, el pináculo de su obra y la última que completó antes de su muerte. Una obra intuitiva, en parte debido a la falta de formación académica de su autor, exenta de perspectiva y proporción de los objetos. Figuras planas, yuxtaposiciones de elementos conformando una especie de mural onírico, rayando en lo abstracto.

Es un cuadro de grandes dimensiones, donde se aprecian muchas tonalidades de verde, que representa a una mujer (Yadwigha, la amante de Rousseau) tumbada en un sofá. En su sueño, la mujer aparece inmersa en una selva exótica, conviviendo con bestias salvajes, mientras la música de un instrumento de viento (una especie de oboe rústico) inunda el espacio.


La rêve (Henri Rousseau, 1910)
La rêve (1910)


En: Arte


16 comentarios :

  1. Siempre me ha gustado este cuadro.
    Esa vegetación impenetrable..., flores, hierbas, animales semi-ocultos, tonos verdosos sobrepuestos... todo magníficamente "abarrotado"!!!

    Gracias por recordármelo.
    Un abrazo desde El Terrao

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su forma de trabajo resultaba muy novedosa, partiendo del fondo, a los que iba superponiendo "capas". Como si trabajara con photoshop, la verdad. Y era muy meticuloso con el trabajo de los primeros planos, que retocaba una y otra vez...

      Eliminar
  2. que paranoya me ha dado ,siento como si fuese el fondo de oceano en vez de una selva,gran cuadro de todos modos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, bueno, a Rousseau lo tildan a veces de precursor del surrealismo, pero no llegó a tanto... Y ahora que lo dices, hubiera quedado muy chulo, di que sí.

      Eliminar
  3. ¡Qué bonito este cuadro con ese ambiente misterioso, una selva de sueño, en verdad, con esa mujer como una Eva entre las fieras! Me encanta Rousseau

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me gusta mucho. Lástima que éste se encuentre tan lejos (en el MOMA), aunque si a Carlos le toca la primitiva...

      Eliminar
    2. Hey !!! que no se me ha olvidado... incluso podemos cruzar el charco en un crucero desde Southampton a New York...

      Eliminar
    3. A ti no se te ha olvidado, y a mí tampoco :D

      Lo del medio de transporte, eso lo pones tú, jajaja. Mientras el barco no se llame Titanic...

      Eliminar
  4. Siempre me gusta volver a la vegetación gigante de Rousseau. Un grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo contigo.

      Perdón por la tardanza en responder tu comentario, he estado dos meses sin internet (lo que no es ni bueno ni malo, sino todo lo contrario) ;)

      Eliminar
  5. No conozco el cuadro, pero da la impresión de que en el sueño, la persona que toca la flauta está atrayendo a los animales hacia la mujer que parece esperarlos.
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En cualquier caso, los animales no transmiten ninguna sensación de peligro.

      Gracias por tu comentario, que añade significado a una obra siempre enigmática ;)

      Eliminar
  6. Que sepas que me he informado para cuando vayamos, jeje, esta en la GALERÍA 1, PISO 5...

    ResponderEliminar