lunes, 3 de junio de 2013

El sueño abstracto

A pesar de mi fijación con los durmientes, soy un mal soñador. Me resulta difícil entrar en la dura coraza del guión del sueño.

¿Tienen color los sueños? ¿Tienen trazos, texturas?

Para la psicología, de forma general, un sueño es una manifestación de la memoria que durante la vigilia está reprimida. Un estímulo psíquico liberado, más o menos complejo, que reelabora habitualmente las vivencias del día anterior.

Para los artistas abstractos, el sueño no es complejo. No presenta guiones. Es liberador, pero lo inhibido habla el lenguaje universal de los niños. No es coherente: su habla es puro balbuceo. Como si del sueño de un bebé se tratara, el azul, la línea abierta o la calidez de una forma, adquieren más significado que el dibujo conciso de una imagen onírica sometida a la estricta lógica de un adulto.

Así lo soñaban Miró, Kandinsky, Klee...

Ceci est la couleur de mes rêves (Joan Miró, 1925)
Siesta (Joan Miró, 1925) 
Small Dream in Red (Wassily Kandinsky, 1925)
Strong Dream (Paul Klee, 1929)

CATEGORÍAS: Arte, Pintura

7 comentarios :

  1. El sueño es motor de la creación y el genio, eso esta clarisimo. Nuestra verdadera personalidad se desata en el sueño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Ramón. Comparto, el sueño no es la ausencia de vida, sino su principal inspiradora.

      Eliminar
  2. Interesante, el sueño es parte de la vida, una parte esencial diría yo en la que recibimos estímulos, aclaraciones, y entendemos conceptos que no pudimos despiertos. Pero lo realmente importante del sueño es que actúa como timón de nuestro subconsciente...tratar de plasparlo en una obra pictórica...difícil pero hermoso, muy bueno, saludos.

    ResponderEliminar
  3. El sueño, ya sea algo reprimido o ya sea algo liberador, no deja de tener su importancia.
    De las manifestaciones artísticas que has expuesto, la que más me ha gustado es la última, Strong Dream. Quizá sea la que más claro refleja el momento de dormir, al menos para mí. Las otras, simplemente, me parecen cosas soñadas.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  4. Me encanta cuando me acuerdo de los sueños, aunque no sean agradables (aun recuerdo cuando soñé que unas tortugas ninja con boca de cocodrilo querían matarme). Y también cuando ya empieza uno a caer dormido y aún eres consciente de cómo se empieza a ir la cabeza. Los cuadros estos ya no me gustan tanto.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Pues yo sueño con las historias de mis libros y con cómo sería mi vida en el futuro cuando duermo jajaja. Y la verdad es que de abstractos no tienen nada, son súper reales ;)

    ResponderEliminar
  6. Me gusta aquello de no ser coherente como si se refiriera a niños. Para quienes no somos versados en artes las pinturas de Miro, se me parecen un poco a ese juego infantil, como los primeros garabateos frente al asombro. un decir que parece contenerlo todo; pero que hemos olvidado quienes pasamos al mundo cegador de la adultez. Saludos

    ResponderEliminar