viernes, 15 de marzo de 2013

Vanitas vanitatum omnia vanitas

Al extenso artículo de ayer, algo poco habitual aquí y que no quiero que sea norma, le añadiré hoy un pequeño apéndice. Las danzas de la muerte, o macabras, tenían una clara intención moralizante: No te preocupes por las cosas vanas de este mundo. Este principio, basado en el adagio bíblico Vanitas vanitatum, et omnia vanitas (Eclesiastés, 1:2) tiene su parangón artístico en el género del vanitas (conocido en español como vanidades, en inglés como still life, en alemán como stilleben).

En las vanidades, inutilidad de los placeres mundanos frente a la certeza de la muerte, se invita a compartir una visión pesimista de la vida. Este género se desarrolló mucho en la época barroca (especialmente en Holanda), y es precursora de los bodegones. Las vanidades, como representación de naturalezas muertas, mostrarán entre sus símbolos habituales, aquellos que mejor muestran la fragilidad de la existencia y su finitud: los cráneos (memento mori); los relojes (el paso inexorable del tiempo); símbolos de placeres mundanos como libros o instrumentos musicales; símbolos sobre lo efímero de la vida: una flor, una fruta madura; y demás objetos que acentúan la futilidad de las riquezas y posesiones.

Os invito a pasear por la galería:

Autorretrato con los símbolos de la Vanitas
(David Bailly, 1651)
Libros y un laúd sobre una mesa
(Jan Davidszoon de Heem, ca. 1628)
Vanitas
(Franciscus Gysbrechts, 2ª mitad del s. XVII)
Vanitas
(Harmen Steenwijck, ca. 1640)
Naturaleza muerta con cráneo y pluma de escribir
(Pieter Claesz, 1628)
Naturaleza muerta con un cráneo
(Philippe de Champaigne, ca. 1671)
Naturaleza muerta con langosta y copa de nautilo
(Jan Davidszoon de Heem, 1634)
Naturaleza muerta
(Juriaen van Streeck, ca. 1670)
Vanitas
(Pieter Claesz, 1630)
Vanitas
(Pieter Gerritsz van Roestraten, 1675)
Vanitas
(Simon Renard de Saint-André, ca. 1650)
Vanitas
(Jacob de Gheyn II, 1603)
Vanité
(Sébastien Bonnecroy, 1641)

CATEGORÍAS: Arte, Pintura

14 comentarios :

  1. Me encantas las fotografias de las calaveras. Definitivamente tienes que viajar a la republica checa, a un pueblecito que se llama Kutna Hora, tiene un Osario con miles de huesos, es una pequeña capilla, pero espeluznante, lamparas de huesos humanos, miles de calaveras apiladas....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y qué me dices de las catacumbas de París?

      ¿Sacaste fotos de ese sitio, Carlos?

      Eliminar
  2. Pincha en mi perfil, enlace buzz, tengo colgada alguna foto.

    Las de Paris las conozco por un documental de la tele, no fui a ese viaje.

    un saludo

    ResponderEliminar
  3. Felicidades Enrique, la verdad que te curras las entradas muy bien y aprendemos de ti mucho. Te dejo el enlace de mi nueva entrada, a ver que te parece, vale?

    http://elespaciodeladiversidad.blogspot.com.es/2013/03/repartiendo-premios.html

    ResponderEliminar
  4. Enhorabuena por tu premio, ahora me comprenderas a mi y a Sonia.... y gracias a Mª Teresa por repartir felicidad.

    ResponderEliminar
  5. Muy interesante tu artículo, Carlos. Felicidades.

    ResponderEliminar
  6. Hace poco hice una crítica para no sé que película (¡cómo andamos!) en la que venía a decir que en ciertos países iberoamericanos como México las danzas de la muerte siguen muy vivas. La muerte se vive como algo despreocupado y hasta cierto punto jocoso en el día a día. Enhorabuena por el artículo.

    ResponderEliminar
  7. Me encantan las recopilaciones temáticas que elaboras!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Alicia. Un día prepararé algo relacionado con la cocina :)

      Eliminar