miércoles, 6 de febrero de 2013

Legitimidad del lowbrow

Hace dos días me referí a Joe Sorren. Vayamos a la polémica...

El movimiento lowbrow, en el que englobamos a este artista, no está, por así decirlo, considerado un movimiento artístico legítimo. Muchos de sus artistas más representativos son autodidactas (no es el caso de Sorren). Otros proceden del campo del graffiti, del tatuaje, de los cómics, etc., lo que los distancia de la tradición museística y, por ello, artística en el sentido más clásico de la palabra. Están asociados generalmente a movimientos underground, y a determinadas subculturas.

Por otra parte, en su seno no ha surgido ningún teórico que aglutine el movimiento, y a pesar de su popularidad y de su origen más o menos localizado, su disparidad es tal que más que movimiento deberíamos hablar de tendencias artísticas de hondo calado popular. Hasta tal punto, que digamos que su conjunto está formado por elementos excluyentes.

La vieja polémica. ¿Qué es arte, pero sobre todo, qué no lo es?

El término lowbrow designa, de una persona, a su falta de cultura. Puede significar también grosero, vulgar. ¿Pero se puede hablar de que el mal gusto, lo vulgar, lo feo... no sean categorías artísticas? ¿Es el arte aún hoy la manifestación de lo bello o lo sublime? O por el contrario, ¿cualquier cosa es arte? ¿Todo vale y de ser así, todo vale lo mismo? ¿Es la intención el componente esencial de lo artístico? ¿El arte es la idea, la progresión, o su manufactura? Queda el debate abierto.

Symbiotic Mediocrity, de Robert Williams (que acuñó el término lowbrow)
CATEGORÍAS: Arte, Cómic, Pintura

8 comentarios :

  1. No entiendo mucho de arte moderno, es imposible saber de todo. Parece subrelaismo no!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay críticos que lo llaman así, surrealismo pop.

      Eliminar
  2. El arte, es tan difícil de catalogar, es tan subjetivo... Para mí una obra tiene tantas interpretaciones como espectadores. El artista estará formado o no, eso es lo de menos. Podríamos poner ejemplos de los dos extremos, tanto el talentoso sin formación como el formado de sobra pero sin una pizca de talento.

    Que el arte sea lo que cada uno quiera.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarte a comentar, Charly Hell.

      Completamente de acuerdo en lo primero.

      Lo segundo... no lo tengo tan claro. Una cosa es la apreciación subjetiva del fenómeno artístico. Otra, que "todo" sea arte. Esta tendencia, completamente respetable, de entender el arte con tan ancha manga, ¿realmente no lo desvirtúa? ¿No le resta algo de su valor?

      Eliminar
    2. Yo creo que no lo desvirtúa. Otra cosa es la audiencia que pueda llegar ese arte y la reacción de ese público ante esas obras. Creo que el valor se lo da la conciencia y valores de cada uno. Por ejemplo a mi un cuadro de Velazquez me maravillará siempre, ya no sólo por su técnica, sino por la época en que fue hecha, mientras que habrá personas a las que el cuadro de Zóbel les transmita más. Conceptos como educación, valores personales, conciencia son los que internamente entran a valorar subjetivamente en cada individuo tal o cuál obra.
      Lo que sí puede desvirtuar el arte como concepto es esta sociedad consumista donde a día de hoy sólo llega hasta el gran público lo que determinados grupos estiman conveniente que salga, ya sea en música con ventas multimillonarias o en cine con taquillas repletas, sin importar apenas la calidad.

      En fin, creo que esto daría para una charlar interminables, como qué fue primero el huevo o la gallina, jejeje.

      Muy interesante tu blog, si señor.

      Un saludo.

      Eliminar
    3. Sí, es una charla que deja muchos interrogantes abiertos y pocas respuestas definitivas.

      Fíjate que has abierto otra, sin querer queriendo. La del consumismo. Y es que la obra artística es también un producto de consumo. Y al mismo tiempo, los canales de distribución alternativos: street art, arte digital, etc. Toda una batalla conceptual.

      Eliminar
  3. Me parece extraordinario el planteamiento. Recuerdo que durante mi primer curso en la Facultad de Letras, tuvo un profesor en Historia del Arte que intentó rompernos los esquemas acerca de la concepción que teníamos de lo que era Arte.
    Nos estuvo bombardeando durante el primer mes de clases con diapositivas de artistas que cada vez que hacían algo y lo consideraban arte... era Arte.... ¿pero para quién? ¿no se desvirtúa el trabajo artístico cuando se crea con fines económicos? ¿es arte para todos? ¿quién puede definir hoy día qué es Arte?... ¿un artista puede ser irreconocido en su época y valorado en épocas posteriores? ¿por qué?...
    Este profesor solía decir: “Arte es todo lo que uno considera Arte”... y a partir de ahí, lo que sea...
    Desde luego impacto mucho durante ese mes... y desde entonces mi punto de vista cambió y se hizo más abierto.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Curiosamente, hoy se hablaba en la tele de este tema, a propósito de la exposición en Madrid de obras de Elmyr de Hory. ¿Y la copia, es legítima?

      Se trata, obviamente, de un problema conceptual. Y es que los conceptos sufren mucho cuando caen, por un lado, en la subjetividad; por otro, en la vaguedad. Y el arte, desde luego, sufre de ambas cosas.

      Saludos

      Eliminar