sábado, 10 de mayo de 2014

Feral, de nuevo el niño salvaje

Hace ya algunos años, una compañera cinéfila confeccionó este magnífico post en el que podemos profundizar bastante en el caso de los niños salvajes, y no únicamente en el aspecto cinematográfico.

La última edición de los Oscar (la número 86) nos ofreció un corto animado, Feral (2012) con un niño salvaje como protagonista. Un cazador lo descubre un día y decide llevarlo a la civilización. Y no hay mucho más que contar, porque si habéis visto la película de Truffaut, no vamos a descubrir nada nuevo en el guión. Otra vez, y ya van muchas, un cortometraje que sorprende por su calidad técnica, la enrarecida atmósfera del entorno urbano y un espectacular diseño de la mano del animador Daniel Sousa. Detalles de nota, como la transformación del niño en madera cuando está enjaulado y toca la puerta, o cuando se oscurece al tocar el rostro del cazador.

De los cinco cortos nominados he podido ver tres, y desde luego el Sr. Hublot, vencedor de la edición, me resultó bastante ñoño. La sensiblería, al menos, no es el punto débil de Feral




En: Cortometrajes

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada