domingo, 22 de diciembre de 2013

La creación de los pájaros

El canadiense Frédéric Back se basó en las leyendas amerindias sobre el cambio de las estaciones para la realización de su tercer cortometraje. La creación de los pájaros (1972) se basa en dos leyendas similares, la de los pueblos Mi'kmaq y la de los algonquinos. Recrea sus míticos personajes, evocadores de los fenómenos atmosféricos que irrumpen en la vida de un grupo de niños de la tribu. El viento frío del norte, Howling Wolf, y su níveo aliado, White Bear. Las lágrimas de una niña conmoverán a Glooscap (el dios de los Mi'kmaq), que intervendrá despertando al Sol de su letargo invernal y transformando las hojas muertas del otoño en pájaros.



Me gustaría acompañar esta entrada con un cuadro de la artista hispano-mexicana Remedios Varo, por similitud con el tema, aunque desde la perspectiva surrealista que caracteriza su obra. Porque no hemos salido del mito, la luz y el sonido siguen siendo la materia prima de estos aliados voladores que ahuyentarán los fríos del invierno y nos traerán la primavera redentora.

Creación de las aves (Remedios Varo, 1957)
Creación de las aves, 1957
En: Cortometrajes, Arte

8 comentarios :

  1. Qué bonito. Me ha gustado ese aire "infantil" y tierno. Me ha recordado un poco a Pepita Pulgarcita, aquella sección de Barrio Sésamo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uf, la tenía olvidada... Sí, el estilo es completamente naif, y entiendo que intencionado.

      Eliminar
  2. Siempre sorprendiéndome con auténticas obras de arte!
    Gracias Enrique!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El primer sorprendido soy yo. Sólo trato de compartir mi sorpresa y admiración con los demás ;)

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Es un lenguaje que cada vez hablamos menos. Cuando desaparezcamos de la faz de la tierra, se quedarán ahí arriba, sobrevolándonos, y diciéndose: "No será que no les advertimos".

      Eliminar
  4. Vaya, en el vídeo queda claro que la tierra está en manos de dioses, sean quienes sean, y sólo el llanto de una niña conmueve. En fin, por poco el viento en forma de lobo me asustó lo mínimo para quedarme a ver el final. Saludos!!

    ResponderEliminar