miércoles, 14 de agosto de 2013

Una durmiente de Vermeer

Entre 1656 y 1657 compuso J. Vermeer esta Muchacha dormida. Se trata de su primer acercamiento al estilo moderno de pintura, abandonando los temas bíblicos o mitológicos iniciales.

Johannes Vermeer, Muchacha dormida
Slapend meisje, 1656-57
En 1696 fue incluida en un catálogo de venta con el nombre de Una doncella borracha, tal vez por aproximación a otra obra del catálogo, Moza durmiendo (1655) de Nicolaes Maes. De hecho, ante la muchacha hay una jarra de vino y dos vasos, el que permanece medio lleno, y otro volcado, una copa tipo Roemer, que solían usar los hombres. Esto, unido a la silla vacía, el aspecto desordenado de la habitación y un amorcillo en el cuadro que hay en la pared del fondo de la habitación (muy oscurecido). Las posibilidades de interpretación son varias: ¿acaba de estar la mujer con un hombre y sufrido un desengaño? ¿Es pues un sentimiento melancólico el que embarga a la muchacha, o simplemente está desatendiendo sus tareas domésticas? ¿Es la señora de la casa, o una doncella? El carácter moralizante, obvio en el lienzo de Maes, aquí es muy discutido. Y como todo Vermeer, las posibilidades de interpretación son varias.

Nicolaes Maes, Moza durmiendo
N. MaesThe idle servant (1655)
Esta obra, y la Anciana dormitando, también de 1655, se corresponden a la mejor etapa de Maes, un pintor cuyas obras a veces han sido atribuidas a Rembrandt.

Pincha en la imagen para acceder al álbum de durmientes.

CATEGORÍAS: Arte, Pintura

4 comentarios :